martes, 15 de junio de 2010

Amo al cuerpo de bomberos... y dice mi amigo Antonio (2)


El Cuerpo de Bomberos llevó la protesta, la huelga y la dignidad hasta la mismísima Bolsa. Olé sus huevos, digo yo.




Y este es el texto que me manda mi amigo Antonio acompañando la imagen de arriba y ésta otra:




Os envío dos imágenes buenísimas para que nos centremos y dejemos de pedir explicaciones a los políticos de la crisis. Los culpables son los que nos obligaron a endeudarnos a nivel particular -porque si no no podías conseguir un piso donde vivir- y a nivel colectivo -deuda pública para salvar bancos-.

Lo más acojonante es que ahora seamos cautivos de los que hemos salvado endeudando al país, es decir, endeudándonos todos, y encima tienen los cojones de decirnos que tenemos que perder derechos laborales y servicios públicos en los próximos años que tanto nos había costado conseguir. Pero claro, como sólo conocemos lo que nos cuentan los medios de comunicación, en manos del capital privado (vía anuncios), pues nada, nos ponemos a desprestigiar a los únicos que nos representan, elegimos y podemos pedir cuentas: a los políticos y a los sindicatos. Por no hablar de los comentarios que hacemos hacia nuestros compañeros los funcionarios, porque, a ver si nos enteramos, el asunto no es que ellos tengan unos derechos y unas condiciones dignas de trabajo y nosotros los del sector privado no, sino que el tema a analizar es por qué nosotros no podemos tenerlos también, ¡ah claro! perdonadme, había olvidado que quedarse con la plusvalía que genera un trabajador no es delito.


(Antonio: totalmente de acuerdo, salvo en que también a los políticos hay que pedirles cuentas: porque por cobardía, connivencia, intereses privados, por lo que sea, son ellos también los que se están convirtiendo en verdugos y cómplices. Gracias)


ANTONIO

1 comentario:

Sociedad de Diletantes, S.L. y Casilda García Archilla dijo...

A políticos y sindicatos sí que hay que pedirles cuentas. Están agarrados por la banca por los préstamos que reciben al menos los partidos, y claramente los sindicatos mayoritarios por la subvenciones que reciben del estado.

Lo que no quiere decir que haya que volverles la espalda del todo, por más ganas que dé.

Y sobre todo, hay que pedir cuentas de cómo han permitido tantos años la burbuja inmobiliaria (que benefició a todos los partidos, al menos a los 2 pesados, por la vía blanca o la negra).

También hay que pedir responsbilidad por toda la palabrería y toda la confrontación que se gastan nuestros políticos, con la que llenan los medios de comunicación sin resolver nada.

Y a los medios de comunicación por dar tanta resonancia a estas discusiones sin sentido, a tanta frivolidad y tanto personajillo, etc. etc.