viernes, 28 de mayo de 2010

Se ríen en nuestra cara

1 comentario:

Sociedad de Diletantes, S.L. y Casilda García Archilla dijo...

Ya se sabe, "el pobre de siempre está acostumbrado". Pero la pobre gente de gran patrimonio -la gente bien de toda la vida- que no puede venderlo ahora por ser "mal momento", y no tiene líquido ni para ir al supermercado,...

Un clasismo que da asco.

Respecto al mal comportamiento de los "miembros" -por llamarlos de algún modo- de la Asamblea de Madrid ¿no les dará vergüenza?.

Esos dos individuos parecen un chiste de lo que debería ser un político, un gestor público. ¿Cómo es posible que estén allí?