lunes, 17 de mayo de 2010

Quién duerme en la calle, del blog Con cartones por la calle

Quién duerme en la calle

A los pocos días de salir los resultados del recuento que se hizo en Barcelona la noche del 12 de Marzo de 2008, los medios de comunicación se llenaron la boca diciendo que ¡hasta universitarios! podían caer en las garras de la exclusión.
Los bloggeros de Menéame se explayaron con comentarios más o menos jocosos y elevaron esta noticia a unos niveles de audiencia espectaculares.
Sin embargo la noticia real es que en esa noche, entre las personas que quisieron contestar, sólo un 8,8% declararon tener un título universitario y sólo un 10,7% habían tenido trabajos de “cuello blanco”.
Del resto, más de la mitad, tenían, como máximo, estudios primarios o inferiores y los trabajos eran manuales con alguna (15%) o ninguna (29%) cualificación.
Claro que esto es lo que ya todos podíamos deducir y, por tanto, deja de ser noticia.

No niego que todos, ¡todos!, estemos expuestos a la exclusión; pero, ¡cuidado!, no perdamos el norte, ni saquemos falsas conclusiones. La población más expuesta a la precariedad es la de siempre: Los pobres. Y cuanto más pobre se sea, más posibilidades se tiene de caer en la exclusión.
Lo dicen muy bien los autores del trabajo ¿Quién duerme en la calle?, coordinados por Pedro Cabrera:

“Es cierto que hay casos de personas con estudios universitarios y recorridos profesionales de más nivel, pero son la excepción y no la regla. Son estos casos minoritarios pero muy llamativos los que eligen una y otra vez los periodistas y los medios de comunicación cada vez que tratan este tema, precisamente porque sorprenden y son atípicos. Con ello se difunde el mensaje que la exclusión social nos puede “tocar” a todos, como si se tratara de una lotería, mientras que la evidencia empírica demuestra tozudamente que bajo la amenaza de la pobreza extrema hay preferentemente (¡quien lo iba a decir!) los pobres. Esto incluye, claro, los trabajadores pobres y con escasa calificación.
Es importante señalar esto para intentar romper la identificación entre pobreza
y vagancia. Sobrevivir siendo pobre implica muchísimo trabajo.”

Es éste también el nivel mayoritario que nos encontramos en Arrels y cuando recorro las calles de Barcelona. Y la crisis actual ha arrojado a la calle a los que ya estaban al borde de la exclusión con trabajos inciertos y precarios.
Es importante definir dónde está el problema para poder dar soluciones.

Claro que, cuando el problema es la desigualdad social y económica, ¿qué soluciones podemos encontrar en este Sistema?

Enrique, de Con cartones por la calle