viernes, 23 de abril de 2010

Sexo entre funcionarios y presas a cambio de favores

Sexo entre funcionarios y presas a cambio de favores

Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, destituyó el miércoles a la cúpula de la prisión Madrid I (Meco), una cárcel de mujeres. El director, José Luis Cuevas; el subdirector, Bonifacio A.; y el administrador, Juan R., han tenido que abandonar sus responsabilidades después de que la Subdirección General de Inspección haya abierto una investigación por las irregularidades que se han cometido dentro del centro.

Diversas fuentes de la prisión han explicado a 20 minutos que estas irregularidades, castigadas en el Código Penal con penas de cárcel, han podido ser cometidas hasta por 14 funcionarios, que están siendo investigados. Estos trabajadores obtenían sexo de las reclusas a cambio de favores. Por ejemplo, dejarles utilizar un móvil o pasarles algo de droga. También están acusados de dar alcohol a las presas. Todo está prohibido.
(...)
Las mismas fuentes destacan que estos "comportamientos indecorosos" de los funcionarios eran vox pópuli dentro del centro, y que Instituciones Penitenciarias ha tomado cartas en el asunto cuando ha habido denuncias de presas y de asociaciones que trabajan con ellas.

(Para leer la noticia completa, pincha aquí)

Pues sí, aquí, al ladito mismo, en Madrid. Pero luego resulta que sale un informe de Amnistía Internacional en el que se dice que en nuestras cárceles y comisarías hay palizas, vejaciones y abusos, y todo el mundo se echa las manos a la cabeza, porque ¿quiénes son éstos para pretender sacarnos los colores? Porque aquí no pasa nada, nunca pasa nada. Nosotros somos del bando de los buenos, los civilizados, y si hay una voz discordante -sea una ong prestigiosa, o un actor que se atreve a manifestar sus ideas públicamente- se la pone a parir y se la calla, porque nadie sabe mejor que nosotros lo que tenemos aquí. Y aquí no tenemos nada porque no queremos tener nada. Esas cosas siempre pasan lejos y a otros, y vete tú a saber qué habrán hecho para merecer lo que les pasa. ¿Aquí? Aquí eso no, por dios, qué barbaridad, cómo se le ocurre.