jueves, 11 de marzo de 2010

El mejor equipo del mundo salvo a la hora de la verdad

.
Qué risa, macho. Se gastan trescientos millones de euros, fichan lo más cremado de la Europa futbolística, copan las portadas de los diarios deportivos y hasta los de información general, al punto de que algunos de sus jugadores se convierten en habituales de la prensa rosa, todo ello para formar un equipo bala, un equipo Titanic, insumergible, “la mayor concentración de talento de la historia del fútbol”, y en esto, cuando llega el momento crucial y bajan a la grama de 105 metros de largo y 70 de ancho, que es donde se decide todo y lo demás es filfa, viene primero el Alcorcón y luego el Olimpique y ¡paf! ¡zas! ¡catapumba! ¡bouuuum! Siniestro total. A tomar por el culo.

A mi compañero de trabajo y a mí nos entraba anoche la risa floja. Hay que ver, nos decíamos. Nos dan la vara todo el día con Guti selección, Casillas balón de oro y Cristiano nuevo mirlo blanco, y viene cualquier tren mercancías y se los lleva por delante. Mi compañero y yo somos futboleros sin equipo fijo, de esos que piden menesterosos un buen partido como sea, venga de quien venga, pero este año nos hemos hecho antimadridistas por pura higiene: no podemos soportar tanta arrogancia, tanto desprecio y tanta tontería.

Lo que nos molesta no es precisamente los noventa minutos que juegan, sino toda la guarnición mediática que se traen y que, en el caso del Real Madrid, no es más que azúcar, azúcar y más azúcar. Que hay equipo suficiente para ganar el triplete (Florentino dixit). Que se ha visto a Cristiano de copas con Paris Hilton. Que Guti quiere volver con Arancha de Benito. Que Casillas ha declarado que Sara Carbonero es el amor de su vida. Cómo será el asunto, hasta qué punto han perdido el norte los medios de comunicación con este equipo, que hoy mismo he leído en El País, que se supone es un diario con pretensiones de seriedad, que “la mujer de Kaká publica en Twitter que Pellegrini es un cobarde” (AQUÍ). ¿De verdad creen que la opinión de la mujer de Kaká nos es tan imprescindible? ¿Sabemos algo acaso de la vida privada de Iniesta, Messi o Ibrahimovic?

Y vaya por delante que yo estoy con el espectáculo y que una de las razones de mi admiración por Valentino Rossi o Usain Bolt radica en que son fenómenos que trascienden la mera competición. Pero tanto Rossi como Bolt saben perfectamente que lo primero, lo que les hace grandes, es lo que logran en el circuito o en la pista. Hacen el payaso porque pueden. Son estrellas en todos los terrenos.

Nada de eso hace el Real Madrid, que lleva siete u ocho años ocupando telediarios y portadas y luego ná de ná. Somos unos cuantos los que estamos hasta la vena carótida de aguantar por obligación el lenguaje de cabos chusqueros de sus pretendidas estrellas para que luego, al primer enfrentamiento serio, se diluyan como un azucarillo. A día de hoy, y mientras el sentido común no lo remedie, el Real Madrid seguirá siendo el mejor equipo del mundo en agosto, y de lunes a sábado, y en la prensa, y al bajar del aeropuerto. Pero ocurre que llega el partido. Llega el Alcorcón. El Olimpique.

Catacrock.


Batania - Neorrabioso
..

5 comentarios:

Mercedes dijo...

Hoy no es mi día, de futbol, nada de nada.
Otra vez será.
Saludos.

pepe pereza dijo...

totalmente de acuerdo con Batania. El Barça lleva seis titulos este año y apenas le dedican unos segundos en las noticias de deportes.
Abrazo

Luis Oroz dijo...

Deberíais hacer como yo, que soy del atleti, socio hasta que me vine a Mallorca.

Tal es nuestra predisposición a la alegría, que un empate a cero en el Calderón, nos llena de esperanzas para el partido de vuelta.
El problema Madridista reside en ese extraño "termómetro" futbolístico de sus aficionados, donde no existe el termino medio; el mercurio sube o baja al ritmo de sus ilusiones, sin pasar nunca por la franja de la realidad.

La semana que viene el atleti juega en Lisboa, y yo estrá a cero grados; ni frío ni calor.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Jeje
Batania, cómo me gusta que te hayas estrenado en jartit@s con este tema.
Te prometo que más o menos todo esto lo hablé anteayer con un amigo. Decíamos que cuanto más te gusta el fútbol, más tienes que huir de los programas deportivos. Porque a mí si hay algo que no me interesa es ver a CR9 (apelativo ridículo donde los haya) rodando anuncios en gayumbos. Y que una no puede evitar imaginarse a los periodistas tó palotes bajo la mesa, teniendo en cuenta cómo babean cuando hablan del madrid y sus vedettes. Que luego dicen de la prensa rosa, pero yo ya no los distingo.
De ahí viene el antimadridismo de muchos: no a priori, sino basado en la arrogancia, la chulería, la prepotencia histórica de directivos y jugadores; y por supuesto en la pesadez y bobaliconería de los medios, tan descarada, tan infantil que hasta da risa.

Demonio del Bien dijo...

En el Madrid no hay entrenador que pueda mandar. Es como poner un muñeco en el banquillo. Si no, mirad a Camacho cuánto duró. Muchos jugadores están afeminados. Mucha prensa y mucho abalorio y colocarse el pelín, pero como dice Batania, a la hora de la verdad, nada de nada, parece faltarles el último empujón de un polvo.

El Demonio del Bien es del Osasuna. Qué nostalgia aquel histórico equipo que hizo de las suyas en la Uefa con el pequeño y gran Roberto Santamaría bajo los palos, con Pepín, con Bustingorri y con aquellos polacos, Jan Urban o aquel defensa tan "guapo" él, Spasic, que también jugó en el Madrid, por cierto.

El Demonio del Bien.