sábado, 20 de marzo de 2010

Así me lo aprendí yo

Un senador republicano homófobo reconoce su homosexualidad



No nos debería importar la orientación sexual de nadie, a no ser precisamente en este caso, que me recuerda a otras históricas hipocresías, vigentes aún o al menos hasta hace bien poco: los que predicaban no al aborto, pero mandaban a sus hijas a abortar a Londres; los que se oponían al divorcio, pero les ponían piso a las queridas; los que pertenecen a la iglesia y defienden que hijos, los que nos dé dios, que los hijos son algo sagrado, pero a los hijos de los otros no dudan en violarlos.


También a las presidentas de comunidad que cuando creen que nadie las oye insultan a sus compañeros de partido, pero que luego, después de la pillada, alegan la privacidad de sus comentarios.


No, señores: ustedes ocupan un cargo público, así que su privacidad nos pertenece. Porque mientras ustedes ejercen el poder, nosotros vamos a padecer sus leyes, sus decretos, sus políticas: ustedes van a decidir si nosotros abortamos, nos divorciamos, nos quedamos en paro, si somos reprimidos por nuestra orientación sexual o nuestras ideas o lo que sea. Por eso tenemos derecho a saber qué hacen ustedes en su vida privada, qué piensan realmente, si son consecuentes con eso que defienden y que -vuelvo a recordar- nos afecta a nosotros; y al menor indicio de contradicción exigirles la dignidad de dimitir. Creo que nos merecemos al menos eso. Y conste que puedo sentir pena, hasta compasión, de una persona que vive escondiéndose y disimulando. Pero hasta cierto punto. Usted dimita y deje de fastidiarnos, y luego hablamos como personas y reconocemos nuestros errores.

2 comentarios:

anamorgana dijo...

Pues muy bien estoy de acuerdo¿Conoces a alguien en España que dimita por algo?
Saludos

Demonio del Bien dijo...

El Demonio del Bien piensa que una cosa es la contradicción poética, donde se logra la armonía, donde hay luz, y otra muy distinta, la de este caso que cuentas: la de decir una cosa y hacer otra.

A este demonio le da un poco de asco que se den por el culo dos tíos, pero no es homófobo, lo respeta.

Sí esta de acuerdo en lo que dices, aunque no ha leído la noticia, pero bueno, si el senador lo ha reconocdo...¿cuál es el problema?