viernes, 26 de febrero de 2010

SE CREEN QUE SOMOS JILIPOLLAS


No estoy seguro si alguno de vosotros tuvo ocasión de poder ver en televisión, el otro día, el bochornoso espectáculo que tuvo lugar en la primera cadena de la televisión pública.

Si desconoceis el asunto sobre el que hablo (aunque lo dudo bastante puesto que se han hecho eco de él miles de medios de comunicación a nivel nacional) os pondré en antecedentes.

En TVE1 llevan unos años realizando convocatorias para buscar al cantante idóneo que nos represente en la edición de Eurovisión del año en cuestión. (Ahora segurísimo que sabeis de lo que hablo). Pues bien, tras intentos fallidos de lograr la gloria en un concurso ya de por sí casposo y amañadísimo hasta la médula, e incluso de recuperar los días de vino y rosas añorando a gente como Masiel, Julio Iglesias o Raphael, nuestro siempre cualificado jurado de elección ha tenido a bien seleccionar en ediciones anteriores a gente como el famoso CHIKILICUATRE o SORAYA, los cuales, dentro de lo malo, hiciesen o no el ridículo, nos pusiesen o no en evidencia, intentaron alcanzar una meta bastante quimérica.

Sin embargo, este año, ha sido bochornoso. Teniendo en cuenta que el personaje de Karmele Marchante trató de optar a representarnos en Eurovisión y que fue expulsada por no cumplir los requisitos. Yo me pregunto, ¿acaso el señor bajito y calvo apodado John Cobra los cumplía?

La respuesta es bien sencilla: estoy seguro que no. Lo que está claro que sí cumplía era con el prototipo de personajillo sacado de Internet, de esta España de charanga y pandereta, y para más inri anónimo. Habeis oído bien: ANÓNIMO.

Todo esto tiene una explicación muy sencilla. Karmele ya es archiconocida por todo el mundo, no va a poder llenar platós ni programas enteros con su absurda presencia, ya tuvo su época de gloria. Pero este engendro con reminiscencias a un film más que malo de Stallone va a llenarse los bolsillos a costa de todos los tont@s que estén dispuestos a escuchar sus estupideces, ver sus gestos obscenos y su vocabulario limitadísimo. Y todo porqué: porque "mola", porque es "novedoso" y porque fue el boom del último y absurdo programa "camino a Eurovisión".

Por eso, yo, el Voltios, os digo, más bien os afirmo, que TVE1 era y es consciente de lo que este tío podía liar en el escenario del programa y que finalmente se confirmó, que las palabras de Igartiburu eran una trola tremenda, y que todo se hizo con el fin de sacar partido a una nueva "joyita mediática".

Que puta pena de televisión pública, ¿o púbica?

Voltios dixit.

2 comentarios:

Mercedes dijo...

De acuerdo en todo, menos en una cuestión, para mí la más importante: Eurovisión es una pantomima infecta, el hecho de querer participar ya dice mucho de la persona desde hace varios años.
Un abrazo.

Demonio del Bien dijo...

El Demonio del Bien no es gilipollas del todo porque no lo vio, pero sabe que en el fondo todos somos tontos de capirote...(Unos más que otros)

"La gloria es el sol de los muertos", dijo un tal Balzac. No sé, sólo es una cita, ¿pero quién estimaría sol esa gloria de Karmele? ¡Ah, Karmele marchante de la muerte!

LLeno te veo de respuestas. Gracias, gracias.

El Demonio del Bien.