viernes, 1 de enero de 2010

Cumbre de fracaso

Los dirigentes del mundo se reúnen para -eso dicen- buscar soluciones al cambio climático; la cumbre fracasa porque ninguno quiere que nadie vigile ni controle la porquería que su país genera y porque más vale ser popular hoy que héroe mañana; al final, todos se vuelven a sus mansiones, palacios y ministerios, y aquí no ha pasado nada. A otra cosa, efecto mariposa.

Si Una o alguno de sus vecinos se equivoca al reciclar y echa al cubo de la basura amarillo lo que tiene que echar al otro, el Ayuntamiento le pone una multa a su comunidad.

Y Una se pregunta: ¿quién multa a estos dirigentes que no saben separar su basura, ni quieren reciclarla, y que pretenden seguir tirándola a ese solar que nos pertenece?

Algunos dirán que nuestra vía para multarlos es echarlos mediante las urnas.
Pero a Una le parece que una urna es un cubo de basura demasiado pequeño para tirarlos a todos; que hay mierda que no vale ni para reciclarla.

Y a este paso las únicas cumbres que queden van a ser las que se monten ellos para hablar de un futuro que ya es presente y algún día será pasado.

4 comentarios:

Mercedes dijo...

Cada vez que tengo noticia de que próximamente habrá una cumbre, siempre para halar y solucionar algún problema mundial, un atisbo de esparanza asoma en mí, que se desvanece inmediatamente después de dispersados los "cumbristas". De cada intento de solución resultan nuevos problemas. Pues para ese melón...
Qué cantidad de sueldos van a la basura, ¿no deberíamos reciclarlos?
Saludos.

Voltios dijo...

esto es una lástima ana.

La abuela frescotona dijo...

CADA VEZ QUE ANUNCIA LA CUMBRE, ME DA MIEDO... Y NO PASA NADA, EL DINERO QUE SE GASTA, CUANTO COMERÍAN EN EL TERCER MUNDO¡¡¡, SABES...YA ME ESTÁ ENTRANDO LA RESIGNACIÓN APOCALÍPTICA.
MUY BUENA REFLEXIÓN PARA MI, GRACIAS.

Begoña Leonardo dijo...

Y los gastos que generan estos mangantes, para no solucinar nada???? Para mí aquí hay mucho de pornográfico, en lo que de indecente podríamos catalogar a los que se sientan en esos cómodos sillones a hacer demagogia.

Paciencia colegas.