martes, 22 de diciembre de 2009

Reflexión acerca del artículo "Las causas de la pobreza"


Una lee el artículo de Vicenç Navarro y no puede evitar hacer una reflexión. A los dirigentes del primer mundo no sólo les conviene que las cosas sigan como están en el llamado tercer mundo para seguir campando a sus anchas por aquellos países como el que decide hacer y deshacer en el patio de atrás de su casa; a los dirigentes del primer mundo también les conviene que las cosas sigan como están para tenernos controlados y acojonados a los habitantes de los países llamados desarrollados. Por eso la televisión nos muestra imágenes como esta a la hora de la cena, mientras estamos cansados pero confortablemente instalados en el sofá.

Porque el ser humano tiene resortes muy básicos. Y cuando vemos imágenes como éstas, aparte del dolor y de la indignación y de todo lo demás, no se puede evitar pensar "virgencita, que me quede como estoy". Y cuando vemos a nuestros dirigentes, por debajo de sus palabras huecas, escuchamos esta frase sibilina: "otros vendrán que bueno me harán".

Y aquí estamos, cómplices del enemigo que nos hace sentir culpables y acobardados, y luego nos da juguetitos para que el miedo y la culpabilidad sean sólo soniquetes de fondo. Tragamos el bocado y rápidamente la televisión viene a rescatarnos con los anuncios. Mañana habrá otra dosis de futuros posibles de los que nuestros queridos dirigentes nos salvan.
Ana Pérez Cañamares

2 comentarios:

moscacojonera dijo...

a eso súmale que es una estrategia deliberada: los acuerdos comerciales de Europa con Africa (EPAs), para mantenerla como está, mientras que vuelan los millones y millones para los bancos...
Envía dinero por una ONG, pero sigue votando a quienes les quitan ese dinero multiplicado por mil.

AniZ dijo...

Buena reflexión Ana.
Culpables y acobardados unos, por la avaricia non stop de otros. Entre gobernantes, bancos centrales, OMCs etc ... Que negro lo veo
Salu2