jueves, 17 de diciembre de 2009

¿Plusvalía?

Hace seis años, por una serie de circunstancias, Una se compra una casa. Esa casa le costó 168.000 €. Este año, por otra serie de circunstancias, Una vende la casa. Esa casa la vende por 132.000 €. Sí, Una no lo hace por negocio, porque como puede verse, pierde 36.000 € con la venta. Una tiene que pagar un impuesto al ayuntamiento, denominado "impuesto de plusvalía", que es la página http://www.iabogado.com/, se define de esta manera:

"Es bien sabido que prácticamente todos los pisos, locales y demás inmuebles urbanos en España se revalorizan año tras año de manera constante. Así, desde que compramos o adquirimos por otro título un inmueble hasta que lo transmitimos de nuevo, con toda seguridad habrá aumentado su valor.
Por eso, si adquirimos un inmueble hace unos años con un valor de, por ejemplo, 90.000 € y ahora lo vendemos o transmitimos de nuevo por un valor de 150.000 €, habrá 'aflorado una plusvalía' de 60.000 €.
Pues bien, existe un impuesto que grava precisamente esa plusvalía, y que viene establecido por los Ayuntamientos, quienes se encargan íntegramente de su gestión.
Concretamente, el hecho imponible que grava el impuesto es la obtención de un incremento de valor experimentado por terrenos urbanos que se pone de manifiesto cuando se transmite por cualquier título (venta, herencia, donación... etc.) su propiedad o cualquier derecho real sobre el mismo. "

¿Me seguís? Bien.
Una va al Ayuntamiento a pagar el impuesto, y aunque Una a veces sea una ingenua, sabe que, aunque su casa valga menos dinero ahora, pues devolverle dinero no le van a devolver. Una espera pagar algo simbólico, ya que el impuesto de plusvalía no tiene mucho sentido en su caso. Lo que desde luego no espera es que el impuesto ascienda a 600 €.
600 € por haber perdido dinero en una venta.
¿Esto tiene sentido para alguien? ¿Algún inspector de haciendo o abogado especializado en derecho administrativo que se lo pueda explicar a Una, por favor?
Ana Pérez Cañamares

3 comentarios:

Voltios dijo...

me alegro por esta nueva iniciativa ana, me alegra un huevo, este blog te va como anillo al dedo, revindicativa, como sino sería la cañamares, un fuerte abrazo guapetona.

Begoña Leonardo dijo...

Ay Ana, lo que voy a aprender y lo que voy a disfrutar y a desahogarme contigo...

Un cariñito

Gsús Bonilla dijo...

Tu exposición es una prueba más, irrefutable diría yo, del tan traido dicho
de “quien hizo la ley, hizo la trampa”