viernes, 18 de diciembre de 2009


Noticia que duele. Introducen aire a presión en el cuerpo de un menor con un instrumento utilizado para ruedas y vehículos En estos momentos está en el hospital, más muerto que vivo, de momento ha perdido ya el bazo y el intestino. La brutal agresión fue llevada a cabo por unos "amigos" del chico, todos menores. Según manifiestan parece tratarse de una "broma".
Primero, mi total indignación ante cualquier agresión cobarde y miserable como ésta, la cual llega a unos límites realmente inhumanos (si es que existe eso de la humanidad). Segundo, todo mi apoyo a la familia y a ese chico al que viva o muera le han destrozado la vida. Tercero, tengo muy claro que pese "al ojo por ojo y la humanidad entera acabará ciega" que predicaba Gandhi a mi no me temblaría el pulso en practicar la misma "broma" llevada a cabo por esta escoria (y lo siento por sus familiares, pero los monstruos también tienen padres) verdugo por verdugo, al menos para hacer realidad una justicia que veo cada día más lejana y sobre todo, inexistente.
Hoy es un día realmente triste. La impotencia ante hechos como éste duele.
Quizá si aplicamos al verdugo ciertas "bromas" que el mismo ejecuta tendríamos menos verdugos, y con esto no me posiciono al lado de la pena de muerte pero sí de cierta justicia, mínima, al menos. No hablamos de seres humanos, no hablamos de seres, ni de animales (mucho más honestos, menos viles), hablamos de monstruos, de restos que sobran y que ya no podemos permitir sigan sonriendo como si nada. Cuando alguien taladra a otra persona por dentro y le revienta el intestino creo que demuestra que no merece más que probar su propia medicina, "broma" o invento.

1 comentario:

Ana Pérez Cañamares dijo...

¿Te confieso en qué pensé yo cuando me enteré de la noticia?
En esos programas de la tele tipo "Jackass", en los que un tipo pone su propio testículo sobre una ruedad de bicicleta que otros hacen girar a toda velocidad, para mostrar luego ante las cámaras el huevo pelado y abrasado mientras todos se parten de risa, u otras cosas tan inteligentes y motivadoras como ésta.
Teniendo en cuenta el seguimiento y la influencia que tienen programas de este estilo, yo no descarto que el pobre chaval y sus descerebrados colegas trataran de imitar alguna insensatez de las que se ven en estos programas.
Pero como te digo, es algo que se me vino a la cabeza, no tengo ni idea de qué pasaría en realidad.
En cualquier caso, algo muy triste y lamentable.