viernes, 18 de diciembre de 2009

Jartito del despilfarro


By Magda Berni
.

.


En Valencia se tiende por parte de la administración autonómica al despilfarro, a la exageración y al ninguneo obligado, claro está, de los asuntos "menores" que a la población menos favorecida económicamente mas urge. Así cambiamos Formula 1 por adecuación de medios humanos y económicos en hospitales y escuelas públicas. Así (des)invertimos en Macroeventos como La 33 Cup América en vez de mejorar servicios para los barrios periféricos de la ciudad o recuperar en vez de destruir la actividad cultural de nuestros teatros (es impresionante en estos años la de espacios como el Teatro Los Manatiales, tan en peligro de desaparecer ahora mismo, que por falta de ayudas y una política cultural sólida y profesional han tenido que cerrar sus puertas). Ni Salud, ni educación ni cultura interesan, salvo eso si, lo que fastuosamente va orientado a la minoría pudiente, como la Ópera a razón de más de 90 euros la entrada.
.
Con todo esto, uno esta jartito de ver la escasez de atención a las necesidades de los barrios,
zonas verdes, centro de ocio cultural no gravoso, servicios educativos, sanitarios no masificados, etc.,
.
.
Y cuando está en el parquecillo, viendo a los peques jugar, mira a una niña y se pregunta si el camino que le estamos dejando para su mañana tiene alguna posibilidad de llevarle a la felicidad imperfecta pero suficiente o si cada vez estamos dificultando más que se logren las juventudes, que se posibilite la convicencia bajo el tejemaneque armoniosamente orquestado de políticos, algunos empresarios en connivencia, sistema financiero y familias cuya concentración de poder mediatico, económico y de gestión en ésta comunidad les permite ir fortaleciendo esa Valencia fashion, espectacular, tan neoliberal que ha mermado los pequeños comerciospor indefensión (ante los grandes capitales, franquicias y otros modelos de negocio internacional) y de espaldas a las realidades inmediatas de su población mayoritaria. ¿Qué pasa ahora con todos los que han perdido su hogar por mal asesoramiento y por excesivas (y convenencieras) facilidades en tiempos de bonanza?. Porque esos son los que ahora podrían beneficiarse de ayudas si la redistribución de la riqueza valenciana que deriva del tributo de impuestos y que despilfarran nuestro gobierno y de las ayudas exteriores privadas o públicas tuvieran realmente una finalidad social.
.
.
Aquí ni los escandalos como el caso Gürtel posibilitan un cambio, si no de partido político en el gobierno, si de sus gestores, cambio de cúpula que daría al menos una esperanza de que realmente se quiere penalizar estas conductas inadmisibles de malversación o mala gestión de "nuestro" patrimonio.
.
.
¿Será el zumo de naranja un anestesiante natural?
¿Tendremos con la horchata de chufa una amnesia
irreversible?
.
.
Soy consciente que aquí pasan cosas muy graves,
pero lo que más jartito me tiene, es la pasividad ciudadana,
hasta en las intenciones de voto. Algo se me escapa.

.
.
.
.