lunes, 1 de abril de 2013

No al fraude poético: [Si compartes el contenido de esta carta y la peti...

No al fraude poético: [Si compartes el contenido de esta carta y la peti...: [Si compartes el contenido de esta carta y la petición que se hace al Patronato de la Alhambra y el Generalife, sólo tienes que enviar un m...

lunes, 21 de marzo de 2011

Y NO SON "THE SUN"


Jartit@ del amarillismo en la prensa nacional sobre lo sucedido en Japón. ¡Qué pena, lástima!

viernes, 10 de diciembre de 2010

... os debo una explicación.

Como administradora vuestra que soy... os debo una explicación.
No, no es que me haya cansado de enlazar vergüenzas, exabruptar opiniones, colgar metafóricamente a los que merecen ser colgados... Es que he descubierto un medio más inmediato, y donde, por no sé muy bien qué motivos, la gente se anima a comentar con más frecuencia y fluidez, con lo cual surgen debates en los que una, impulsiva vocacional, aprende a matizar sus opiniones...
No, no es un lugar revolucionario ni cuyo descubrimiento sea mérito mío: es, simplemente, facebook.

Y allí estoy todos los días, sola o en compañía de otros, dando guerra a lo que nos da guerra. Luchando por lo que merece la pena y sobre todo por lo que merece la alegría.

Si queréis... allí nos vemos. Gracias a todos. Este blog sigue abierto para quien quiera seguir haciendo uso de él. Para los demás, nos vemos en facebook o en los bares.

martes, 19 de octubre de 2010

de como el chantaje emocional amenaza a la libertad de la persona

Extraigo esto del blog http://dequecolorsonlasvioletas.blogspot.com/ porque, 1º me parece muy fuerte, y este blog de jartitos /as no está de más, 2º porque conozco lo suficientemente a Vio para saber de lo que está hablando, con lo cual no lo dudo, ni un ápice. Hay muy pocas personas en este mundo que puedan hablar de solidaridad con conocimiento de causa, Vio, es una de ellas; pero claro no lleva un cartel por la vida diciendo lo way que es. obelix sí.

martes 19 de octubre de 2010

Me acaba de pasar. Y me parece feísimo. De verdad, de las cosas más desagradables que me han pasado últimamente. Quizá me acaba de pasar y ... estoy con el enfado del momento.

Esto no es poesía.


Escenario: Glorieta de Bilbao, Madrid, 11.30 de la mañana.
Bajo un momento a sacar dinero y comprarme un sandwich de media mañana.

En esta zona suelen estar las personas que trabajan para distintas ONGs tratando de captar socias y socios.

-Perdona, un momento...-
-No, lo siento ...-
-¿Conoces Intermón...? (voy a poner el nombre de la ONG)
-Si-
-¿Sabes lo que hacemos?
-Sí-
-¿Y te interesaría colaborar ...?
-No, no...-
-¿Colaboras con alguna ONG...?
-No-

-¿Si fueses de Haití te gustaría que alguien te ayudara?

Me he cabreado al momento.

AL MARGEN DE QUE NO TIENES NI IDEA DE QUÉ HAGO O DEJO DE HACER EN CUESTIÓN DE AYUDAR A LAS PERSONAS .... CÓMO PUEDE ALGUIEN USAR ESTA FRASE, BASADA EN EL CHANTAJE, EL SENTIMIENTO DE CULPA... CÓMO ALGUIEN PUEDE LLEGAR A TRIVIALIZAR TANTO CON ESTE ACONTECIMIENTO TRÁGICO, USARLO COMO RECLAMO COMERCIAL ...Y ADEMÁS, YA NO PARA CONSEGUIR SOCIOS O SOCIAS PARA LA ONG Y SU LOABLE (NO LO DUDO) CAUSA, SINO INCLUSO PARA GANAR EL DINERO QUE A TI TE PAGAN POR CADA NUEVA PERSONA SOCIA QUE LOGRAS CAPTAR....

He decidido que lo mejor era contestarle algo directo pero no entrar en discusión.

-Me parece una forma bastante agresiva para acceder a alguien- Y me he ido. He visto cómo él abría la boca para decir algo pero... no lo ha dicho. Se ha quedado, efectivamente, con la boca abierta.

Luego me he quedado con las ganas de decirle algo más. Esto:

La solidaridad no se compra con chantaje emocional, obligando a alguien a ser solidario no se consigue lo que se pretende....La solidaridad es algo que debe surgir de manera personal y desde la vocación incondicional de ayudar a alguien; no desde la presión social ni a partir de estrategias coaccionadoras. Y algo tan serio como la catástrofe a la que te has referido no debe usarse nunca de forma tan trivial. Si de verdad estás trabajando en esta ONG por una vocación solidaria con las personas desfavorecidas... no me lo creo. Alguien que sabe para lo que está trabajando, algo social, algo tan comprometido con uno y una misma nunca atacaría con ese argumento. Ponte a currar en otra cosa. Si este trabajo es para ganarte unos euros - sin ninguna vocación personal más allá- me parece muy bien, en teoría es un trabajo cómodo y sencillo (yo no lo creía, no tiene que ser fácil perseguir a gente para convencerles... y que te paguen a comisión. Y, sobre todo, no tiene que ser fácil hacerlo bien, sin avasallar a nadie y dejándole su libertad para que decida su opción personal: Ahora he corroborado esto último).

Gente como tú lo único que consigue es cargarse el auténtico valor de las personas que de verdad trabajan por quien no tiene nada, personas que se implican en su dedicación con horarios infernales, estando in situ en los sitios de las tragedias (desde Haití hasta Las Barranquillas)...


O mejor. Gente como tú es la que provoca que dé aún más valor a estas personas.


(Como seguro que mañana me lo vuelvo a encontrar en el mismo sitio, tened la seguridad de que se lo voy a decir)

martes, 28 de septiembre de 2010

POBREZA CERO: PACTO VALENCIANO CONTRA LA POBREZA

Estamos hartos de los incumplimientos de acción contra el hambre y la pobreza.
Urge que se tomen medidas. Estamos hartos de mentiras y despilfarros. No a la Guerra al 4º Mundo. No al exterminio de los más desesperados.









Reportaje sobre la firma del pacto valenciano contra la pobreza impulsado por la Coordinadora Valenciana de Ongd y la campaña Pobreza Cero. Más información: www.cvongd.org

viernes, 16 de julio de 2010

El Camaleón


EL CAMALEÓN

Hoy he vuelto a verle, con las gafas oscuras que lleva últimamente, pantalón vaquero cortado por las rodillas y camiseta de surfista. Tiene un aspecto saludable, y su piel blanca denota que no le da mucho el sol. Normal. Esta vez llevaba un libro por muleta. No he podido mirar el título, me hubiese gustado saberlo.


Hace tiempo que actúa solo. Su colega de trabajo, algo más delgado que él, pero con la misma cara de turista nórdico despistado, debe haber sufrido algún percance propio del oficio.
Por las facciones de su rostro, su pelo rubiejo y los ojos claros, debe ser de algún país del este, pero este es un dato meramente informativo. Me gusta la mezcolanza de razas en la sociedad en la que vivo.


Desde que me dí cuenta de su presencia, desde que le vi actuar, le llamo El camaleón. Y le llamo así porque se adapta a cualquier circunstancia, a cualquier situación. Durante los mundiales de fútbol vestía la camisola de la selección española y la semana del orgullo gay en Madrid, una camiseta rosa de pico y un pantalón corto amarillo. Entonces fue cuando se colocó las gafas de sol, grandes, oscuras, impenetrables, que no ha abandonado hasta ahora.


Debe estar siendo un verano fructífero para él.


Un detalle que les llamará la atención, es que a veces luce un tatuaje étnico en la base posterior del cuello, y a veces no. Les prometo que yo también dudé de que fuese la misma persona, pero comprobé el hecho: es un tatuaje de gena que no tiene otro fin que el de despistar al incauto que cree haber sabido quién y dónde.


Se las apaña igual de bien que cuando actuaba con su socio. No olvidaré jamás el metesaca que le hicieron a una de su víctimas nada más pisar el vagón. Mientras uno le ayudaba con las maletas, el otro le había abierto la mochila y cogido la cartera.


A eso se dedican El camaleón y su socio.


Unos artistas del desplume.


Actúan en la línea 10 de metro, preferentemente en Nuevos Ministerios, dirección Plaza de España, entre el primer y el segundo vagón. Son conocedores de la premura de los guiris y aprovechan sus prisas. Sus preferidos son aquellos que portan maletas con ruedas y llevan colgando el bolso con la documentación y el dinero. He llegado a ver como destripaban un maletín de cuero en unos instantes. No desechan otros objetivos, como esos bolsazos de mujeres que permanecen abiertos al riego o carteras en pantalones traseros.


Le miro y me mira.

Acero mi mirada y le da lo mismo. Él, a lo suyo. La última víctima sube en Santiago Bernabeu. Es un chico joven, delgado, moreno, sin afeitar. Me permito aventurar que es argentino o chileno. Lleva una enorme bolsa de deporte y una mochila de adidas®. Se sitúa junto a la puerta, en un hueco, la bolsa de deporte a sus pies y la mochila encima.

La mosca cayó.

No lo sabe, pero frente a él está El camaleón, mirándole detrás de sus gafas oscuras, tendiendo hacia su pecho la mano con el libro, invadiendo descaradamente ese espacio invisible que otorga la privacidad, mientras con la otra corre sigiloso la cremallera de la mochila.

Chisto, y ninguno de los dos me mira. Estoy demasiado lejos, y sólo los que están a mi alrededor cruzan su visión con la mía, casi de soslayo, como preguntándome de qué voy.
La mano bucea suavemente y él aprovecha cada vaivén del tren para posicionarse mejor. Pienso que se debe conocer de memoria cada giro, cada frenazo, que debe de tenerlos bien estudiados.
Grito "¡cuidado con el ladrón!", y siguen sin darse cuenta.

O eso creo, porque luego descubro que no, que El camaleón si lo había oído, porque saca la mano de la cueva, la mete en su pantalón y me dedica una amplia sonrisa. Pienso que le gusta tener espectadores al muy cabrón. No sé si lo ha conseguido o no.


El convoy se detiene.
Los dos bajamos en la siguiente parada, Nuevos Ministerios.
Siempre bajamos los dos. Yo para proseguir mi camino y él para colocarse junto a alguno de los guiris que tienen prisa y no quieren dejar escapar el abarrotado tren.
Bajamos y nos miramos.

Yo subo las escaleras mecánicas y él parece que va a hacer lo mismo, pero en un instante descubre otro grupo de turistas presurosos con las maletas golpeando los escalones de bajada hacia el andén del metro. Se fija en uno de ellos, me atrevo a decir que lo decide en una décima de segundo, se coloca tras él, se mete en el vagón, ocupa un espacio inexistente junto a la maleta utilizando sus hombros, se da la vuelta y levanta la cabeza.

Entre él y yo, que sigo subiendo las escaleras mecánicas, sólo hay un pobre guiri que suda como un pollo, con una mano sosteniendo una trolley de gran tamaño, la otra ocupada con una bolsa de mano y una mochila a su espalda. Las puertas del convoy todavía no se cierran y él ya sonríe sacando a pasear su mano izquierda.


Aunque no me crean, porque sus ojos están ocultos por esas gafas de sol y yo raras veces adivino pensamientos ajenos, sé que me está mirando, y sé que con esa mirada y esa sonrisa me esta dedicando su próxima actuación.


BACØ, 15 de julio de 2010


martes, 6 de julio de 2010

Universidad de Verano de Izquierda Anticapitalista


A toda la gente de izquierdas interesada en construir otra sociedad:

Este año, del 25 al 29 de Agosto en Banyoles, Girona, Izquierda Anticapitalista organiza por primera vez su Universidad de Verano. Este pretende ser un nuevo evento anual que sirva como espacio para la formación, el debate, el intercambio, la elaboración colectiva y, por supuesto, el ocio y la fiesta. Pretendemos que se convierta, tras un año cargado de tareas y de luchas, en un lugar de intercambio y reflexión para militantes y simpatizantes, así como para activistas de los movimientos sociales y gentes de otras sensibilidades de la izquierda.

Desde Izquierda Anticapitalista creemos que no es posible resistir duraderamente al capitalismo sin horizontes de cambio social y sin saber qué mundo queremos. Para quienes nos proponemos derrocar el sistema y construir una sociedad sin clases, una sociedad en la que no haya ni explotación ni opresiones, es una tarea inexcusable del momento avanzar en el debate y en la definición de qué mundo queremos y cómo pretendemos alcanzarlo.

Así pues, en esta primera Universidad de Verano habrá sesiones de formación que aborden elementos de estrategia revolucionaria, elementos de balance del siglo XX, la crisis actual de la sociedad capitalista, el conflicto nacional, el internacionalismo y el movimiento obrero, reflexiones sobre la teoría del valor y el trabajo reproductivo… Celebraremos foros sobre ecosocialismo y cambio climático y sobre el socialismo feminista que queremos. Habrá talleres sobre temáticas políticas, sociales, históricas y culturales de lo más variado.

Así pues, nos gustaría invitaros a asistir a esta primera edición de la Universidad de Verano de Izquierda Anticapitalista. Junto a esta invitación os adjuntamos información sobre la Universidad: talleres, conferencias, localización exacta, etc.

El precio de la Universidad por persona en litera y habitación compartida es de 128 euros. Para economías más modestas, existe la opción tienda de campaña por tan sólo 88 euros. Ambos precios incluyen todas las comidas salvo el almuerzo de día 25 (la Universidad empieza el 25 por la tarde).

Quedamos a vuestra disposición para cualquier tipo de consulta sobre la Universidad de Verano y esperamos que os animéis a acudir.

Un saludo revolucionario.
Izquierda Anticapitalista Madrid.

Carta de un trabajador del Metro a todos los madrileños

Vecinos de Madrid, nos están llamando privilegiados. Privilegiados por tener un trabajo estable (lo que debería ser un derecho de todos los ciudadanos). Privilegiados por tener una retribución a dicho trabajo. No señores, privilegiados son los que cada día van a su puesto de trabajo en coche oficial. Privilegiados son los que por estar unos años sentados en un escaño del Parlamente tienen derecho a un sueldo vitalicio. Privilegiado es quien cobrando 4000 € de las arcas públicas aún tiene tres sueldos más.

Los "privilegiados" a los que se está atacando y poniendo en tela de juicio en los medios de comunicación se levantan cada día a las 4 de la mañana para que el resto de madrileños llegue a su puesto de trabajo (sentimos profundamente, de verdad, el daño causado estos últimos días al resto de trabajadores). Estos "privilegiados" trabajan en horarios partidos que en muchas ocasiones nos impiden llevar una vida "normal" con horarios "normales". Estos "privilegiados" estamos trabajando mientras el resto de madrileños se toman las uvas felizmente con sus familias y mientras otros abren los regalos de Navidad la noche de Nochebuena. Mientras muchos están abriendo los regalos la Noche de Reyes con sus hijos, nosotros estamos trabajando para que los más pequeños puedan ir a ver a sus queridos Reyes Magos. Algunos, entre los que me incluyo, nos tocó conducir a las 5 de la mañana, de noche, por una M-30 y M-40 nevadas, entre accidentes, para que el resto de madrileños no tuviera que pasar por lo mismo.
Estamos ahí cada fin de semana, cada puente, cada festivo, desde las 6 de la mañana hasta las 2 de la noche para que nuestros jóvenes puedan volver a casa después de una noche de diversión sin tener que poner sus vidas en juego en la carretera.


Podría seguir así varíos párrafos, pero lo que realmente quiero es hacer pensar a toda la sociedad, al pueblo madrileño, a MI pueblo, es que nosotros no somos los criminales como se está diciendo en televisión y periódicos, falseando datos y ofreciendo información incompleta. Los 2700 € que, según un programa de Antena 3, cobramos los trabajadores de Metro es un salario medio BRUTO. No hacían mención a los casi 1000 € de descuento por el IRPF, mas Seguridad Social, más otra serie de descuentos, ni a los más de 100€ diarios que le cuesta a cada trabajador ponerse en huelga (por no mencionar el riesgo a ser despedido).
La señora Esperanza Aguirre ha decidido quitarnos un 5% de nuestro sueldo. Este 5% lo que hemos logrado a lo largo de varios convenios colectivos a cambio de medidas productivas y concesiones en nuestras condiciones de trabajo. Estos convenios colectivos tienen rango de ley puesto que fueron publicados en el BOCAM y aprobados en la Asamblea de Madrid, la misma que ahora ha decidido quitárnoslo. Si se le concede este poder absoluto a los políticos, ¿qué será lo próximo? ¿Jornadas de 50 horas? ¿Una semana de vacaciones al año? ¿Pérdidas de permisos por maternidad? ¿Jubilación a los 67 años? Ah no, que esto ya lo están intentando.
Metro de Madrid S.A. es una sociedad anonima privada de servicio publico. No somos funcionarios, no cobramos de la administracion, por tanto no pueden imponer nada que se salte un convenio colectivo que , por otro lado es ley. Los proximos seran los vuestros.Todos los dias, los usuarios de metro lo sabeis, se despilfarra dinero a espuertas en el metro.Se cambian instalaciones q funcionan por otras nuevas de elevados precios y dudosas calidades,televisiones planas,despachos,obras en todas las estaciones,cajas de planos nuevos cada semana,sueldos de altos cargos, coches oficiales, anuncios en television millonarios,etc.Porque no reducen gastos?es mejor al trabajador, como siempre.

Somos conscientes del daño y perjuicios que hemos causado a los madrileños con estos dos días de parón. Puedo aseguraros que no fue una decisión fácil ni tomada a la ligera ya que entre esos perjudicados están también nuestros familiares, amigos, vecinos y gente con la que convivimos todos los días. Pero en referencia a la información aparecida en los medios, pensad que aunque es todo lo que está, no está todo lo que es.
Ahora "sólo" os pido reflexión y algo de comprensión. Muchos después de leer esto seguirán pensando que somos unos sinvergüenzas y unos delincuentes. Pero algunos de los que, espero, leais esto sois vecinos, amigos y familiares de algún trabajador de Metro y sabéis por lo que estamos pasando. No está siendo fácil para nadie.

GRACIAS POR ESTAR AHI !

(enviada por correo electrónico)

viernes, 2 de julio de 2010

DAVID GONZALEZ Y JAVI PASCUAL REIVINDICANDO






Considero que la letra es lo bastante reivindicativa como para que tenga un hueco en este blog. La guitarra de javi y su voz también.

Voltios dixit.

jueves, 1 de julio de 2010

¿De quién son rehenes los viajeros del Metro?, otra columna de Isaac Rosa

“El daño que están provocando a los viajeros es mucho mayor que el que sufrirían esos trabajadores si sus reivindicaciones no tuvieran éxito.” -Comunicado de la Organización de Consumidores OCU-



Desde el gobierno madrileño hasta el último tertuliano radiofónico, todos coincidieron ayer en denunciar que los madrileños hemos sido tomados como rehenes durante la huelga en el Metro. Estoy de acuerdo: no había más que darse una vuelta ayer por las atestadas paradas de autobús, las calles y los bares, o atender a quienes opinaban en radios y foros de Internet, para comprender el secuestro que sufren muchos trabajadores.

No me refiero al hecho de que tuvieran que apretarse en los autobuses, chupar atascos y llegar tarde. Hablo de otro tipo de secuestro: el ideológico, ése por el que millones de trabajadores han sido abducidos, desclasados, desprovistos de todo residuo de conciencia de clase y arrojados desnudos a la calle, donde sólo les queda quejarse, sentirse atacados en sus derechos, y llamar privilegiados a los conductores de metro, insolidarios a los huelguistas y chupópteros a los sindicatos.

En cada huelga, los afectados dejan de ser trabajadores para convertirse en usuarios, consumidores, clientes o viajeros, y sólo se recuerda su condición de asalariados para denunciar el problema que les supondrá llegar tarde a su empresa –me gustaría saber cuántos fueron despedidos o sancionados al llegar tarde por una causa de fuerza mayor como ésta-. Una organización de consumidores OCU, pidió que prevalezca “el derecho de los usuarios a la utilización del transporte público”; un derecho que por más que busco no encuentro en la Constitución –donde si está el derecho a la huelga-.

Es ese secuestro mental, y no los abusivos servicios mínimos ni la precariedad generalizada, el principal obstáculo para que una huelga general pueda tener éxito hoy –aparte de la división sindical, como se vio ayer en Euskadi-.

Mientras, quienes más pierden con la huelga son los propios trabajadores del Metro: días de sueldo, posibilidad de sanciones y una agresiva campaña de desprestigio que tapa los motivos de su movilización. Recordémoslos: no hacen huelga por unos pocos euros, sino por un incumplimiento del convenio colectivo que, de permitirse, sentaría precedente.

ISAAC ROSA

(como siempre, en Público.es)

martes, 29 de junio de 2010

... pues esta es la mía, e Isaac Rosa lo explica mucho mejor de lo que yo podría...

“Aunque el servicio no tenga la calidad de todos los días, con uno de cada dos trenes parado y el usuario más incómodo, el servicio se está dando.” -José Ignacio Echeverría, consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid-



¿Qué es lo contrario de una huelga salvaje? ¿Una huelga domesticada? Depende de qué sentido demos a ‘salvaje’. Los sindicatos del Metro convocaron una huelga, y los trabajadores decidieron en asamblea no respetar los servicios mínimos desde el segundo día. En seguida se les acusó de salvajes.

El término “huelga salvaje” se refería, en su origen, a aquélla que montan los trabajadores espontáneamente, a espaldas de los sindicatos. A partir de ahí, puede ser también salvaje por ilegal o violenta -y en ocasiones lo son-. Pero también podemos pensar en otro significado de salvaje: el animal que no ha sido domesticado, que se mantiene fiero. En ese sentido, huelgas como la propuesta por los trabajadores del Metro serían, en efecto, salvajes, pues se parecen a cómo eran las huelgas en los inicios del movimiento obrero, antes de que fuesen reguladas, limitadas y, en definitiva, domesticadas.

Aunque en España la Constitución pide una ley de huelga, ésta nunca llegó, y sigue vigente una norma preconstitucional. Con ella, los servicios mínimos son fijados discrecionalmente por la autoridad, y los huelguistas tienen que cumplirlos, aunque los vean abusivos. Siempre pueden recurrir a la Justicia, pero cuando les da la razón el daño ya es irreparable. En el caso del Metro, los servicios mínimos del 50% implican que los viajeros esperen unos minutos más de lo habitual, y que viajen más apretados. Así se garantiza la “normalidad”, justo lo contrario a lo que pretende cualquier huelga.

Vale, incumplir los servicios mínimos es salvaje. Pero no más salvaje que ciertas prácticas empresariales por todos conocidas. Por eso las huelgas, sobre todo de este tipo, sirven para visibilizar algo que se nos olvida con tanto diálogo social: la naturaleza conflictiva de las relaciones laborales, los intereses contrapuestos entre trabajadores y propietarios de los medios de producción, y la violencia resultante.

Si en su día los trabajadores aceptamos domesticar las huelgas, fue dentro de un gran pacto social. Ése que con la crisis se está quebrando. Salvajemente.

ISAAC ROSA

en su columna Trabajar cansa, en www.publico.es

ES MI MANERA DE PENSAR.

Que conste que tengo hasta cuatro familiares trabajando en metro, mi padre, mi hermano, mi tío y mi prima, y os podeis cagar en ellos por lo que están haciendo, o en todo el colectivo, que su chubasquero resbala toda la mierda que les puedan tirar.

Eso sí, hablan de sus libertades, de sus derechos, y entiendo yo que las libertades y los derechos de cada uno empiezan, como se suele decir, donde terminan los del vecino. Pero con esta huelga a lo hombre de cromañón, no hacen sino joder a la plebe, y lo saben, y todo para defender un 5% que al resto de funcionarios españoles les van a quitar, también, por la patilla, y que yo recuerde nada de huelgas a lo bestia. Huelgas sí, como toda la puta vida, pero con unos mínimos por dios. Que mucha gente no llegará ni ha llegado puntual por el resto del puñetero transporte que se presupone funciona tan bien en madrid. Ni renfe, ni autobuses ni taxi. Y me pregunto, ¿el que no tenga pasta para pagar un taxi?, ¿al que despidan estos días (que me consta que lo están haciendo en varias empresas arrastradas y pueriles) por llegar tarde, ya que estos señores defienden sus derechos a troche y moche dejándonos sin metro? ¿que van a hacer con todo ésto?

Hoy he hablado con un miembro de mi familia planteándole estas cuestiones. Y que sepais que estoy a favor de las huelgas y más contra doña Esperanza, pero nunca, nunca joder a mis compañeros obreros, y para ello, unos mínimos joder. Pues a lo que iba, planteo cuestiones que obtienen como respuesta, por parte de uno de ellos, que se jodan nosotros luchamos por lo nuestro, eso es, EGOÍSMO PUTO, PURO Y DURO.

Y siento si me expreso así, con una paupérrima redacción, falta de acentos, puntuación y demás, pero la rabia por este egoísmo se apodera de mi.

Yo, he decidido, no ir a comer hoy a casa de mis padres, les privaré del derecho a verme, por EGOÍSMO TAMBIÉN.


Voltios.